Inicio Internacionales Empresas estadounidenses en China están sufriendo por los aranceles impuestos por Trump

Empresas estadounidenses en China están sufriendo por los aranceles impuestos por Trump

Empresas estadounidenses en China están sufriendo por los aranceles impuestos por Trump
0
0

El 10 de mayo EE.UU. aumentó los aranceles a las importaciones chinas por valor de 300.000 millones de dólares,del 10% al 25%, a lo que Pekín respondió anunciando un plan para introducir gravámenes sobre las importaciones estadounidenses a partir del 1 de junio por valor de 60.000 millones de dólares. Este último aumento de las tasas, impulsado por el presidente estadounidense, Donald Trump, y los planes de China de contrarrestarlos, influyen negativamente en las empresas estadounidenses afincadas en China.

Esta conclusión ha sido confirmada por una encuesta realizada entre el 16 y el 20 de mayo conjuntamente por la Cámara de Comercio Americana en Shanghái (AmCham Shanghai) y la Cámara de Comercio Americana en China, con sede en Pekín (AmCham China). En el sondeo participaron unas 250 de sus compañías, con las empresas representadas de la siguiente manera: el 61,6% relacionadas con la manufactura, el 25,5% de servicios, el 3,8% de venta minorista y distribución, y el 9% de otras industrias.

El principal hallazgo confirmó que “el impacto negativo de las tarifas es claro y perjudica la competitividad de la gran mayoría de los encuestados (el 74,9%). El mayor daño lo han sufrido los fabricantes estadounidenses y el impacto de las tasas se reflejó en una menor demanda de productos, mayores costos de fabricación y mayores precios de venta de productos. Debido al aumento de los costos operativos (que sintieron el 45,6%), se vieron obligados a buscar fuentes alternativas para los artículos que se producen actualmente en los Estados Unidos o en China.

‘En China, para China’

Con el objetivo de hacer frente al impacto de los aranceles, las empresas de EE.UU. están retrasando y cancelando las decisiones de inversión o han empezado a adoptar una estrategia: ‘En China, para China’. El ‘truco’ consiste en localizar la fabricación y el abastecimiento dentro de China para servir principalmente al mercado local. “Dicha estrategia constituye una opción racional para que muchas empresas se aíslen de los efectos de los aranceles y mantengan su capacidad para buscar oportunidades en el mercado interno”, indica el informe.

Fuera de China

El 40,7% de las empresas estadounidenses encuestadas está considerando trasladar (o ya lo han hecho) sus instalaciones de fabricación fuera de China: al sudeste de Asia (el 24,7%) o a México (el 10,5%) principalmente. La reubicación de la fabricación en territorio de EE.UU. solo lo está considerando menos del 6% de los miembros.

Preocupados por el deterioro de la relación EE.UU.–China

Más de la mitad de las compañías estadounidenses encuestadas se han mostrado preocupadas por el deterioro de las relaciones bilaterales entre Washington y Pekín. En este contexto, el 42,7% de los miembros se expresó a favor de volver al status quo, “lo que demuestra que los miembros quieren un acuerdo y un retorno a la previsibilidad y estabilidad prearancelaria en la relación comercial entre Estados Unidos y China”.

El resto de las compañías encuestadas apoyan la continuación de las actuales negociaciones entre Washington y Pekín, que podrían culminar con “un acuerdo que aborde los problemas estructurales que les permita operar en un campo de juego más nivelado”.

Dejanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

ten − two =