Inicio ABC de opinión Código Nucú / César Trujillo. Jaloneos rumbo al 2018

Código Nucú / César Trujillo. Jaloneos rumbo al 2018

Código Nucú / César Trujillo. Jaloneos rumbo al 2018
0
0

La batalla electoral que se avecina este 2018 será grande y costosa para Chiapas. Grande, en el estricto sentido de que se votará para cambiar gobernador, senadores, diputados locales y federales, y alcaldes de toda la geografía chiapaneca, y con ello la voracidad de quienes no están dispuestos a perder sus canonjías saldrá a flote. Costosa, porque quienes aparezcan en las boletas, y sean los candidatos que representen coaliciones, alianzas o a los propios institutos políticos, en caso de que sus amasiatos no resulten, van a derrochar dinero en su imagen y en la compra de conciencias. Sí, los veremos recurriendo a las mismas prácticas instauradas desde el pasado con tal de poder ser quienes ostenten el poder. Ya lo verá.

Pero mientras esto sucede y las precampañas levantan la mano para ser la antesala de arranque a los comicios 2018, el jaloneo y la incertidumbre por ver si se da o no la alianza entre el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y el Partido Verde Ecologista de México (PVEM) sigue viva y con un cúmulo de mensajes cifrados que terminan alimentando las conjeturas e hipótesis. Por un lado, los priistas le meten toda la carne al asador y quieren que la alianza se dé a como dé lugar y que, por ende, el ungido sea el senador Roberto Albores Gleason, carta a la que han palomeado desde la nacional.

Por otra, la estructura del tucán sigue creyendo que es posible repetir el efecto que se dio en el 2012, cuando Manuel Velasco Coello fue elegido como gobernador de la entidad y se echó a la bolsa un millón 114 mil 187 votos (según el PREP), en unos comicios que sabemos estuvieron plagados de irregularidades y que sobrepasaron, por mucho, los gastos estipulados. Por ende, muchos siguen ponderando como posible candidato de ese instituto al diputado Eduardo Ramírez Aguilar, mostrando que no necesitan del PRI para jugársela solos (sin albur).

Lo curioso es que mientras el PVEM y el PRI no deciden qué les conviene a ambos, parece que en otra parte el expriista José Antonio Aguilar Bodegas construye ya sus alianzas para poder ser quien encabece la coalición Por Chiapas al Frente, aunque Paco Rojas, María Elena Orantes y el mismísimo Diego Valera andan también levantando las manos y mueven sus piezas para que sean ellos los ungidos (veremos cómo les va).

Y aquí es donde el PRI y el Verde están cometiendo un error terrible que les va a terminar pesando sobremanera. Los traspiés dados desde el 2012 por el Gobierno de Chiapas, que abandera el tucán, van a pasar sus propias facturas con el electorado. Creer que el más de un millón de votos de Maveco sigue ahí esperando que lo tomen de nuevo y que con él vestirán a la entidad del mismo color de hace seis años, es una lectura ególatra y desenfocada de la realidad, a menos que ya Velasco & compañía tengan apalabrado otro fraude con el Instituto de Elecciones y Participación Ciudadana (IEPC), como lo hicieron en el 2015.

Y lo mismo pasa con el tricolor. Los jaloneos y las rupturas en el interior no tienen bien parado al instituto como para creer que pueden echarse las elecciones a la bolsa o al hombro, caminar erguidos y libres, sin pagar facturas de costo grande.  Ojo que la confianza mató al gato. Que no se les olvide que la hegemonía fue y tuvo un periodo de abundancia para el priismo en Chiapas, pero se equivocan si creen que con sueños de gloria del pasado se ganarán estas elecciones que están a la vuelta de la esquina.

Tener de rival político a José Antonio Aguilar Bodegas no es cosa fácil para el tricolor, pese al desgaste que pretendan imprimirle en redes sociales. Porque haber recorrido la entidad como Secretario del Campo y apegarse a apoyar a todas aquellas organizaciones que no fueron atendidas por Julián Nazar, actual dirigente del PRI en Chiapas, cuando éste estaba al frente de la Secam y que sólo favoreció a la Confederación Nacional Campesina (CNC), créame o no, le va a rendir frutos si logra ser candidato, dato que están pasando por alto y les puede costar mucho muy caro más adelante.

Hoy, la cuenta regresiva para ver si el tucán y el tricolor caminan de la mano depende de dejar atrás caprichos personales e intereses particulares, y ver a futuro qué les conviene a ambos y, mejor aún, a qué están aspirando. Eso sí, más allá de sus jaloneos debe imperar el juicio. Porque todos están olvidando que también viene avanzando sin chistar Morena y que el efecto AMLO sí va a traer lo suyo y podría sorprender a todos estos que ya se relamen los bigotes y se sienten dueños de la sucesión gubernamental. Nada escrito hay. Lo sabemos bien.

Porque más allá de esas burdas encuestas (que no son más que sondeos inservibles) que ponen a uno u otro como favorito, será en las urnas donde se decida todo. El que trague más saliva comerá más pinole, señalan algunos. Lo cierto es, a mi juicio, que no hay nada escrito aún. Todos se dicen vencedores y ungidos, palomeados y apalabrados, pero el humo blanco que los anuncie, ese sí que no se ve por ningún lado.

                                                                                           

Manjar

El colectivo de organismos de la sociedad civil integrantes de la Misión Civil de Observación de la Zona Altos ha pedido la “desarticulación, desarme y castigo inmediato a los grupos civiles armados de corte paramilitar, cuyos líderes materiales e intelectuales han sido claramente identificados y señalados por parte de autoridades, comisionados y comuneros de Chalchihuitán”. El llamado se da como respuesta a los acuerdos que tomaron oficialmente entre las partes y el gobierno en relación al conflicto entre los municipios tzotziles de Chalchihuitán y Chenalhó. #EsTiempoDePaz // El Congreso local de Chiapas aprobó el Código de la Hacienda Pública, la Ley de Ingresos y el Presupuesto de Egresos 2018 para el estado de Chiapas que excluyen el regreso del cobro del impuesto de la tenencia vehicular. Son 89 mil 270 millones 321 mil 499 pesos que seguramente se van a usar para la guerra sucia y las campañas que ya se avecinan.#CámaraNoMeAgüito // La recomendación de hoy es el libro Autonomía y heteronomía. Los dilemas del orden institucional en Chiapas  del doctor José Adriano Anaya y el disco Blue Valentine de Tom Waits. // Recuerde: no compre mascotas, mejor adopte. // Si no tiene nada mejor qué hacer, póngase a leer. // Feliz año a todos, queridos amigos que son parte importante de este espacio de opinión.

Dejanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

5 × 1 =